Encontro Vocacional – Irmãs Premonstratenses – Espanha

¡Ven y verás!

En el Monasterio Premonstratense de Santa Sofía, en Toro, hemos celebrado este fin de semana el encuentro de chicas ¡Ven y verás! Han sido unos días maravillosos llenos de sorpresas, en el marco de la celebración de los 7 siglos de estancia ininterrumpida en este monasterio. Una experiencia inolvidable de encuentro con el Señor, con la Virgen, con las hermanas, con otras jóvenes y consigo misma, todo ello en comunión, por ser nuestro carisma. Hemos compartido nuestra vida y nuestra felicidad con ellas.

¡Ven y verás!, comenzó el Viernes 28 a las 18:00h., hora de llegada de las jóvenes al monasterio. La comunidad recibió fraternalmente a cada una de ellas. Las jóvenes se incorporaron a la vida normal de la comunidad, compartiendo la refección, la recreación y la oración litúrgica solemne en el coro, específica de nuestra Orden Premonstratense. Participaron junto con la comunidad en las celebraciones Eucarísticas y litúrgicas, en la adoración Eucarística diaria, característica de nuestra comunidad, y en la oración personal. Durante la recreación en el taller las jóvenes confeccionaron pequeñas cosas originales divertidas, ya que la comunidad se dedica a la confección.

Disfrutaron conociendo las diferentes estancias del monasterio: como la huerta, el jardín del medio (Foto 1), el patio de la cisterna, sacando de la escasa agua que contiene el aljibe, que es lo que queda del antiguo palacio de la reina María de Molina (Foto 2), de la iglesia (Foto 3, explicando el retablo de la iglesia).

Las jóvenes al finalizar dieron su testimonio sobre la experiencia vivida, se han sentido muy felices: “Me he sentido muy feliz con la comunidad”; “he aprendido mucho de las hermanas, incluso sin hablar me han enseñado”; “me ha servido este encuentro para reflexionar, conocerme y conocer la riqueza que tengo dentro de mí”; “haber conocido a la comunidad y a otras jóvenes, me ha ayudado muchísimo”; “me he fortalecido, he cargado las pilas”; “me ayuda ver como oran las hermanas, admiro vuestra vida de sacrificio y entrega a Dios”;  “percibo que me hace mucho bien vuestro amor, vuestra alegría y sencillez”, “me ha encantado la adoración al Santísimo”, “me gusta como hacéis la liturgia, he aprendido mucho de vosotras”.

El encuentro terminó el Domingo 30, al medio día. Por nuestra parte damos gracias a Dios por este encuentro con las jóvenes, porque también ellas nos enseñan a nosotras, y nos enriquecemos mutuamente. Oramos por todos los jóvenes, son muy generosos, tienen grandes ideales, una capacidad enorme de entrega, necesitan ánimos, ser escuchados, acogidos y amados, son un arsenal de riqueza. (Foto 4, las jóvenes junto con las hermanas).

 

 

 

Escrever comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *